Ciudad de Zaragoza, su historia (II)

De todas las culturas que han pasado por esta región durante toda su historia, es que ha quedado huellas en una u otra edificación que aquí se puede observar.

Una de las  presencias más notorias viene a ser el arte mudéjar, el cual llenó de sencillez así como de estrellas a las diferentes torres de las iglesias de esta bella ciudad, pudiendo ser muy notorias en la iglesia Magdalena, la iglesia de San Miguel, la iglesia de San Gil, la iglesia de San Pablo, el torreón de la Zuda así como el muro de la catedral de la Seo.

Es en este último monumento que se podrá apreciar tanto al estilo románico como al gótico, así como también al renacentista y barroco, todos formando una perfecta comunión entre sí para dar la belleza y apariencia que él mismo tiene. Una de esas joyas barrocas que se debe de visitar obligatoriamente, esta en la basílica del Pilar.

Ya habiendo llegado el siglo XVI, es que se hace presente la construcción de la lonja, las casas de los Morlanes, la iglesia de Santa Engracia, los palacios de los condes de Morata así como también de Argillo, Armijo, de Sastago y el patio de la infanta.

En el año 2008 en la ciudad de Zaragoza se celebra una exposición internacional de gran renombre, ya que la temática fue dirigida hacia el agua como desarrollo sostenible; esta exposición que más bien vino a ser una celebración, duró cerca de 93 días, siendo objeto de las mismas algunos elementos que se prepararon para la ocasión, tal como es el caso de la torre del agua, el pabellón puente y el puente del tercer milenio.

Te puede interesar

Escribe un comentario