Conociendo a una digna defensora de Zaragoza

A lo largo de la historia hemos llegado a conocer a una gran cantidad de personajes cuyos nombres han quedado plasmados en la misma; pero cuando estos nombres hacen referencia a una mujer, prácticamente es un hecho que se lo suele recordar por siempre. Ese es el caso de Agustina Raimunda María Zaragoza y Domenech, a quien se conoce simplemente como Agustina de Aragón.

En la época de los Sitios de la Guerra de la Independencia Española, esta defensora de Zaragoza jugó un papel muy importante en esta parte de la historia de España; nació en Reus para el año de 1786, habiendo fallecido a los 71 años de edad en la ciudad de Ceuta en un 29 de mayo de 1857; a Zaragoza le trajo el destino, ya que habría llegado hasta allí al haber acompañado a su esposo Juan Roca Vilaseca, quien era cabo de artillería y que participó arduamente en esta guerra de la independencia. También les acompañaba su hijo de apenas cuatro años de edad, situación que era difícil vivirla en dichas condiciones y en aquella época en Zaragoza.

Agustina de Zaragoza, su destino heroico en una anécdota histórica

Ya hemos mencionado el nombre del esposo de Agustina de Zaragoza, quien como cabo de artillería tuvo que estar presente en los mismos inicios de la Guerra de la Independencia; pero el destino le tendría una sorpresa muy bien preparada a Agustina, quien al ser esposa del cabo que estaba formando parte de esta guerra, tenía que llevar comida a su marido diariamente, siendo uno de estos días aquel en el cual se vio inmiscuida en todo este incidente; una imagen de esta heroína la podemos apreciar encendiendo la mecha de un cañón junto a la Puerta del Portillo de Zaragoza.

Al parecer esta escena no es ficticia, ya que debido a este acto heroico en el que habría disparado una bala de cañón a los franceses, éstos se retiraron temporalmente de la batalla, lo cual favoreció grandemente las tropas españolas hasta que lleguen nuevos refuerzos a defender esta importante puerta en Zaragoza.

Te puede interesar

Escribe un comentario