Conociendo algo de Alcalá del Ebro

Cuando estamos por llegar a Alcalá del Ebro, que tal como habíamos mencionado en un artículo anterior se encuentra a apenas 37 km del noroeste de la ciudad Zaragoza, podemos tener la oportunidad de observar cómo se levantan majestuosamente las torres de su Iglesia.

Estamos haciendo referencia a la iglesia parroquial de la santísima Trinidad, en la cual cada uno de sus elementos son realmente preciosos, algo que inclusive se puede llegar a notar en sus diferentes tejados que se pueden apreciar desde largas distancias. Fue construida en el siglo XVII, contando en su interior con un retablo mayor que pertenece a finales del mismo siglo, contando además con la presencia del retablo erigido a San Antonio de Padua, el cual en cambio pertenece a finales del siglo XVI.

Si te das una vuelta por cada una de las calles y rincones del poblado, podrás encontrar a la placa del ayuntamiento, la cual hace mención acerca de que estás ubicado en ese instante en la “Ínsula de Baratana de nuestro Sancho Panza”, nombre que le habría dado Cervantes al observar que alrededor del pueblo gira elegantemente el río Ebro, algo que en determinadas inundaciones llega a convertir el poblado en una isla.

Y Sancho Panza también tiene su propio palacio, ya que teóricamente está situado en el palacio de los buques de Villahermosa, algo que lastimosamente en la actualidad ha pasado a ser solamente un caserón en ruinas. Si deseas participar de un turismo diferente, te recomendamos que visite este lugar, en donde inclusive podrás encontrar al Sancho Panza sentado, pensativo y meditativo.

Te puede interesar

Escribe un comentario