El manto de la Virgen del Pilar

Una experiencia realmente magnífica es la que todo visitante y turista a Zaragoza puede encontrar en la basílica del Pilar, en donde además de la hermosa arquitectura, estilo y diseño que ha venido guardándose desde hace mucho tiempo atrás, se debe mencionar a una grandiosa colección que aquí también se extiende guardando históricamente.

Estamos haciendo referencia a los distintos mantos que usa la “virgen del Pilar”, algo que más bien viene a ser una devoción por parte de sus seguidores quienes llegan a donar de diferentes formas, cada uno de los trajes que su santa llega. No será extraño para nadie lograr notar que el manto que usa un día es muy diferente al del día posterior, lo cual se debe a la gran cantidad y diversidad de ropajes que existen.

La historia cuenta que el primer donante de uno de sus mantos apareció en el año de 1504, quien habría otorgado en su testamento aproximadamente 100 sueldos para que se pueda confeccionar un manto a la virgen. Debido a esta situación, a la virgen del Pilar se le ha construido un pequeño museo en donde se guardan todas estas ofrendas sagradas que provienen de sus feligreses. Debido a la gran popularidad que tiene la virgen del Pilar, cada persona que va llegando hacia la basílica también va dejando un manto como forma de agradecimiento, conociéndose que hasta el momento se ha superado en número de 300 a todos aquellos que aquí existe.

Te puede interesar

Escribe un comentario