El origen del Escudo de Aragón

Bandera de Aragón, con el escudo aragonés

Hoy, 23 de abril, San Jorge, los aragoneses celebramos el Día de Aragón. Y en una jornada como ésta, nunca está de más recordar nuestros orígenes, y el de nuestros símbolos. Y por eso hoy vamos a recordar en Absolut Zaragoza el origen del Escudo de Aragón.

El escudo, que forma parte de la bandera de la Comunidad, está redondeado en su base, y consta de cuatro cuarteles, rematados por la corona de los Reyes de Aragón, totalmente distinta a las coronas de los reyes castellanos y españoles, y que recuerdan que Aragón fue un reino entre el año 1036 hasta comienzos del siglo XVIII.

Respecto a los cuarteles, el primero de ellos, el situado en el lado superior izquierdo, aparecel el Árbol de Sobrarbe, representando al antiguo y legendario reino del Sobrarbe, anterior al propio Reino de Aragón. En dicho cuartel se representa una encina con siete raíces sobre fondo oro coronado por una cruz latina de color rojo.

El origen de este árbol hay que encontrarlo de nuevo en las leyendas del Alto Aragón. Según estas fuentes, los cristianos de los valles del Sobrarbe habían marchado desde el monasterio de San Juan de la Peña hasta L’Ainsa, villa que lograron arrebatar a los moros. Pero tras la victoria cristiana, los musulmanes contraatacaron, y cuando las tropas cristinas iban a ser derrotadas, apareció una cruz roja sobre una encina verde, que ayudó a los soldados cristianos a imponerse sobre el ejército sarraceno. Precisamente, de sobre Arbe, (sobre el árbol), devino en el nombre de estas míticas tierras del Sobrarbe.

El segundo de los cuarteles hace referencia a la Cruz de Iñigo Arista. Con fondo azul, la cruz es de color blanco plata, y hay que remontarse hasta el siglo IX para conocer su origen. Según cuentas las viejas leyendas, durante una batalla en la que participaba Iñigo Arista, apareció en el cielo una cruz plateada que anunciaba la victoria de los cristianos sobre las tropas sarracenas. Esta cruz fue considerada desde el siglo XIV como blasón del viejo Aragón.

El tercer de los cuarteles del Escudo de Aragón está reservado a la cruz de San Jorge, patrón de Aragón. La cruz, en color rojo, está acompañada de las cabezas de cuatro jefes moros derrotados en la batalla de Alcoraz. Según la tradición, San Jorge ayudó a las tropas cristianas durante la reconquista de la ciudad de Huesca allá por el siglo XI.

Por último, el cuarto cuartel está representado por el Señal Real de Aragón, o lo que es lo mismo, el apellido de la familia real aragonesa, los Aragón. El Señal Real, más conocido popularmente por las barras aragonesas, consta de un cuartel de oro con cuatro palos de gules. El uso de estas barras se extendieron por todos los territorios gobernados por los reyes aragoneses, y de ahí que un buen número de Comunidades Autónomas, ciudades y regiones de otros países usen en la actualidad las barras reales aragonesas en sus símbolos.

Aunque no está del todo claro su origen, la mayor parte de los historiadores coinciden en el vasallaje del rey Sancho Ramírez a la Santa Sede en el siglo XI.

Te puede interesar

Escribe un comentario