¿Sabías que la sede de la CREA fue el Pabellón de Aragón en Sevilla?

Sede de la CREA en Zaragoza

En los últimos años, la fisionomía zaragozana ha cambiado, y mucho, gracias a los nuevos edificios que se han ido levantando en distintas partes de la capital. La construcción de nuevos y singulares edificios, muchos de ellos con la firma de prestigiosos arquitectos se intensificó con la fiebre transformadora de la Exposición Internacional del 2008. Y precisamente, en el entorno de la Expo del Agua, en el 2003 se inauguró el edificio que es en la actualidad sede de la Confederación de Empresarios de Aragón, tras el traslado a orillas del Ebro desde la capital andaluza, ciudad en la que fue Pabellón de Aragón en la Exposición Universal de 1992.

El edificio que ocupan los empresarios aragoneses fue diseñado por el arquitecto José Manuel Pérez Latorre para representar a la Comunidad Aragonesa en la Exposición Universal celebrada en la Isla de la Cartuja. El edificio levantado en Sevilla tenía 2.500 metros cuadrados y una gran bóveda de 26 metros enmarcada por uno de los elementos más singulares del edificio, dos muros de alabastro aragonés que se iluminaban por la noche creando un efecto impresionante en la vista general del edificio. El alabastro, procedente del municipio zaragozano de La Zaida era la seña de identidad del edificio, junto a un gran mural del artista aragonés José Manuel Broto, instalado en la cúpula del edificio.

Junto al alabastro, el arquitecto incluyó otros materiales aragoneses, como las hermosas tejas policromadas de Punter (Teruel). Además, el arquitecto construyó el edificio pensando en que pudiera ser desmontando tras el final de la Exposición Internacional para poder ser trasladado hasta la Comunidad Aragonesa. El coste total del edificio ascendió a 2.200 millones de pesetas, aportados por el Gobierno de Aragón, las Diputaciones Provinciales y distintos ayuntamientos y empresas privadas.

Y aunque tras la finalización de la muestra el Gobierno Aragonés decidió dejar el edificio en Sevilla por el alto coste que representaba su traslado hasta Aragón, finalmente, la Confederación de Empresarios de Aragón decidió años después, en 1998, recuperar el pabellón un día antes de que fuera demolido, y lo adquirió para convertirlo en su nueva sede en la capital aragonesa.

Así, la organización empresarial asumió el coste del desmontaje, traslado y reconstrucción del edificio para adaptarlo a los nuevos usos a los que estaba destinado como sede de la CREA a orillas del Ebro, en la Avenida de Ranillas, lugar en el que hoy luce flamante a orillas del Ebro.

Foto – Nacho Viñau Ena, Flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario