Los productos del mar más codiciados en Zaragoza

Hay un viejo refrán en toda la provincia de Zaragoza que se suele mencionar desde hace mucho tiempo atrás, mismo que dice “en boca del aragonés no hay mal que pez”, lo cual hace referencia principalmente a que los pobladores de toda la provincia son unos ávidos consumidores por determinados productos del mar, estando principalmente el pescado integrado en cada una de sus comidas.

Quizá éste sea uno de los factores que llamó más la atención del turismo por parte de quienes llegan desde fuera hasta la provincia, ya que en cada uno de sus platos típicos que se muestran tan atractivos y saben tan deliciosos, por lo general siempre están presentes algún pez de una categoría o especie distinta.

Por ejemplo, el bacalao no puede salir de muchos de los platos que se sirven en esta provincia aragonesa, estando además en la región de Calatayud el congrio seco, el cual fue traído desde hace mucho tiempo por parte de comerciantes que lo llegaron a permutar en el norte. Otra especie se encuentra en las truchas del jalón así como también a las muy nombradas “truchas salvajes del Jiloca”.

Ya en el mar de Aragón se suele practicar una pesca deportiva en donde en forma primordial se trata de pescar al delicioso lucioperca, la cual además es muy apetecido en Centroeuropa. También está el Siluro, pescado que a pesar de su aspecto es uno de los más deliciosos y apreciados en la provincia. Tanto en el Moncayo como en Borja se puede encontrar aún a algunos cangrejos, los cuales también forman parte de algunos platos típicos de la provincia. En el área del Ebro muchos se ven tentados por tratar de comer las deliciosas ancas de rana.

Te puede interesar

Escribe un comentario