Los rincones escondidos del Monasterio de Piedra

Si en algún instante nos animamos a conocer algunos de los edificios religiosos que existen en diferentes localidades de Zaragoza, sin duda que podemos estar disfrutando de una gran cantidad de elementos tanto internos como externos a los mismos, siendo en este último caso que el escenario del Monasterio de Piedra se muestra tal como si estuviésemos viendo un cuadro pintado por el mejor de los artistas.

Ahora bien, nuestro turismo en Zaragoza específicamente en el monasterio de piedra no puede detenerse solamente al admirar el entorno que le rodea, sino que también puede ser de nuestro interés tratar de conocer algunos de los rincones que existen en el sitio. Por ejemplo, hacia el ala sur podríamos estar encontrando al refectorio, el cual según se dice, es único en toda Aragón ya que dispone de una bóveda sexpartita.

Si seguimos nuestro recorrido por el interior de este monasterio encontraremos al calefactorio así como también la cocina, algo que también tiene su anécdota histórica; se dice que en este lugar seco sino por primera vez el chocolate con el cacao, habiendo sido el primer recinto de toda Europa en que se realizaba esto; lo interesante de todo está en que estos implementos de preparación fueron traídos directamente por fray jerónimo de Aguilar desde América en el año de 1525. Ya para el ala oeste podemos encontrar la portería, el pasadizo de conversos y la cilla, entre otros cuantos elementos más.

Te puede interesar

Escribe un comentario