Pequeño recorrido por el monasterio cisterciense en Zaragoza

Alguien que se haya encontrado con un caso de enfermedad como fue el de Gustavo Adolfo Bécquer, quizá haya encontrado su paz y tranquilidad así como también la cura en este maravilloso monasterio, sitio entrañable no solamente para quienes viven en Zaragoza, sino para todo aquel que ha llegado a escuchar algo bueno del mismo.

Se dice que la obra literaria Cartas desde Mi Celda de Bécquer, fue inspirado prácticamente desde este mismo sitio. Si tienes la oportunidad de visitar a este maravilloso monasterio cisterciense en Zaragoza, no pierdas un sólo detalle en cada uno de sus rincones, ya que dicha experiencia quizá no la vuelvas a vivir nuevamente. En la misma entrada, o en su impresionante claustro, en el palacio Abacial, su iglesia, la sala capitular e inclusive, el mismo lavabo, son elementos dignos de ser explorados minuciosamente.

La experiencia de Becker en esta región de Zaragoza

Sobre este lavabo, el mismo viene a ser un templete hexagonal con un estilo gótico en su fabricación, mismo que era utilizado por los monjes todos los días para lavarse tres veces antes de servirse los alimentos. Existen diferentes textos que podrás encontrar en este lugar y que pertenecen al mismo Becker, los cuales te invitan a tratar de visitar Trasmoz, el cual es un pequeño pueblo hermoso dentro de Zaragoza con fama de encantador y en donde se entretejen una gran cantidad de historias en las que se involucra la presencia de culebras, sapos, aquelarres entre algunos otros más.

Tarazona fue definida como una pequeña ciudad por parte de Becker, aunque también dijo que la misma era antigua debido a su carácter artístico original. En algunas de sus obras cita a las diferentes calles con arcos, los retablos, caserones hechos de piedra y en los cuales, la presencia de los escudos es su mayor atractivo. Romana y mudéjar en su estilo, Becker decía muchas veces que este lugar se parecía mucho a Toledo; el palacio episcopal, sus iglesias, la catedral, el convento y también sus casas colgadas sobre el río Queiles son muchos de los atractivos que este autor recomienda visitar dentro de Zaragoza.

Te puede interesar

Escribe un comentario