Rutas del Vino por Aragón: Somontano


Ver mapa más grande
Las tierras y los vinos de la comarca del Somontano son los protagonistas de esta primera ruta por . Desde la década de los noventa, la inversión en tecnología ha cambiado radicalmente la  imagen de esta región vinícola, y el progreso enológico ha encontrado las condiciones naturales apropiadas para elaborar vinos de altísima calidad, con un viñedo dotado de un rico conjunto de variedades. Realmente, todavía existen dos clases de vino en el Somontano: los elaborados por las más jóvenes bodegas, con nuevas plantaciones y barricas y la aplicación de la última tecnología. Bodegas como Enate, Viñas del Vero o Pirineos muestra una sólida calidad, tanto en sus etiquetas de lujo como en los vinos más lineales. Firmas más pequeñas como Lalanne, Dalcamp, Blecua, Otto Bestué, Olvena, Laus o la recién acomodada Sierrra de Guara siguen sus pasos de cerca y se sienten también contagiadas de sus éxistos.

La ruta se inicia en Monesma de San Juan, en plena comarca del Somontano, donde el visitante se puede acercar a las Bodegas Dalcamp. El nombre de Monesma procede del cercano pico de Mont Mesma, y cuenta con un interesante patrimonio arquitectónico  basado principalmente en edificios románicos religiosos de indudable interés, como la iglesia de la Inmaculada. Otra edificación curiosa es la casa de Cristal, en cuya construcción se han utilizado botellas de cava vacías y otros materiales reciclados, en su mayoría de este material.

La localidad siguiente es Barbastro, capital del Somontano, que tiene su origen en un asentamiento de la época romana.  Entre otros lugares, es de visita obligada el conjunto monumental de San Julián y Santa Lucía, formando por la plaza de toros y el antiguo hospital de San Julián, hoy transoformado en el museo del Vino del Somontano. El edificio alberga también la sede del Consejo Regulador de la D.O., la oficina de turismo y un comercio de venta de vinos de la zona. Si la visita coincide con los primeros días de agosto, el visitante podrá disfrutar del festival del Vino de Somontano, un encuentro cultural, lúdico y gastronómico que incluye una serie de conciertos y actuaciones al aire libre, además de una exposición de vinos. Durante esos días también se celebra la muestra gastronómica del Somontano, el el área exterior del complejo de San Julián.

Una de las mejores vistas de la comarca y de la sierra de Guara se puede observar desde el monasterio del Pueyo, a unos cinco kilómetros de Barbastro, que además cuenta con restaurante y hospedería.

Desde Barbastro se puede acceder a Enate (donde se ubican las bodegas Otto Bestué) y Salas Bajas, que alberga las bodegas Blecua, Viñas del Vero, Bodegas Pirineos y Lalane. También vale la peña acercase a Alquézar, un verdadero laberinto medieval, situado junto al curso final del cañón del río Vero. El topónimo de la villa deriva del árabe Al-Qsar, “la fortaleza”, y es precisamente este recinto el único vestigio de la época que se conserva, aunque muy modificado por la posterior conquista cristiana.

Relativamente cerca y bien comunicada desde este punto se encuentra Huesca, la ciudad que da nombre a la provincia, con los servicios propios de una capital e innumerables obras de interés monumental y artístico.

El siguiente paso es Ponzano, que comparte término municipal con la vecina Lascellas. Ambas localidades coinciden también, además de en su tradición vinícola en la fabricación de relojes de torre. Las cellas fue además la primera localidad de España que contó con un puente colgante, construido en 1860 y fue destruido durante la guerra civil.

La ruta finaliza en las poblaciones de Radiquero y Murillo de Gállego, cuyos habitantes mantiene un habla peculiar que conserva muchos giros propios del antiguo idioma aragonés.

Distancia de la Ruta: 207 km.

Rutas del Vino por Aragón: Calatayud

Rutas del Vino por Aragón: Campo de Borja

Rutas del Vino por Aragón.

Te puede interesar

Escribe un comentario