Toda una historia y arte en el Monumento a los Sitios

es escenas conmovedoras en el monumento

Hay quienes recomiendan asistir a visitar el Monumento a los Sitios ya que en dicho entorno se podrá conocer gran parte de la historia zaragozana, especialmente de aquella época de la guerra civil que habría vivido intensamente toda la población.

Al hablar sobre toda la población no se exagera, ya que en cada uno de los entornos que rodea al Monumento a los Sitios se puede ver un diseño en el que se ha tomado en cuenta a las mujeres de forma principal, quienes de diferente manera hacen su mayor esfuerzo para tratar de evitar que el enemigo arrase con sus vidas; este monumento tiene una altura de 19 m, habiendo sido realizado por el escultor Agustín Querol y que habría sido un encargo por parte de la junta de centenario; inaugurado el 28 del mes de octubre del año de 1908, fue el rey Alfonso XIII quien se encargó de toda la gestión, habiendo pagado aproximadamente 150,000 pesetas en dicha época.

Escenas conmovedoras en el Monumento a los Sitios

Toda una gran gama de elementos se puede observar en este Monumento a los Sitios, los cuales se distribuyen como relieves, alto relieves así como también con bultos redondos y en donde se utilizó a la piedra y el bronce como material principal de construcción, todo ello guardando un estilo netamente modernista. Unas cuantas escenas se pueden apreciar a cada uno de los lados del Monumento a los Sitios, siendo quizá una de las más dramáticas aquella en la cual un grupo de mujeres hacen todo su esfuerzo por arrastrar un cañón, dramatismo que se puede admirar en el rostro ansioso y urgido de cada una de estas mujeres.

En la misma escena del Monumento a los Sitios se puede admirar a un pequeño niño que se encuentra colocado del pecho de su madre, dando a conocer el gran esfuerzo que se llegó a vivir en dicha época al tratar de defenderse de los diferentes ataques; hacia el fondo está la presencia de la Virgen del Pilar, la cual admira por ese cuadro dramático dibujado por sus autores. Sin duda que es uno de los elementos más representativos de Zaragoza que no debemos dejar de visitar en nuestro próximo viaje de turismo a la ciudad.

Te puede interesar

Escribe un comentario