Trascendencia artistica de Francisco de Goya Lucientes

Existen muchas personas que hace una relación directa de Zaragoza con Francisco de Goya, pues tanto el uno como el otro son un sinónimo de arte. Este artista proveniente de Fuendetodos logró hacerse conocer desde muy temprana edad, sabiéndose inclusive que aprendió muchas cosas en el taller de Bayeu, así como también en la fábrica de tapices en donde permaneció una buena época haciendo cartones.

Con el correr del tiempo se convirtió en el retratista oficial de los duques de Osuma, entrando a trabajar en la corte de Carlos III y posteriormente a la muerte de éste, y la de su hijo Carlos IV como pintor de la corte. Es para el año de 1792 en que Francisco de Goya es afectado por una enfermedad que lastimosamente lo dejó sordo, algo que empeoró dado que en esta misma época se ejecutó la guerra de la independencia, una experiencia que le tocó vivir en carne propia y que se vio reflejada en muchas de sus obras y pinturas.

Ya al terminar la guerra Francisco de Goya tuvo que refugiarse en la Quinta del sordo, habiendo guardado una gran amargura interior que también se vio reflejado en lo que se llegó a conocer en ese tiempo como las “pinturas negras”, lo cual en el mundo artístico fue considerado como un pequeño anticipo del arte impresionista. Pero lastimosamente muchas de sus ideas estuvieron en desacuerdo con Fernando VII, lo cual le obligó a exiliarse hacia Francia, habiéndose ubicado en la ciudad de Burdeos para fallecer finalmente en el año de 1828.

Te puede interesar

Escribe un comentario