Un niño recordando a la Torre Nueva en Zaragoza

Una estatua de un niño viendo a lo alto de la Torre Nueva en Zaragoza

Gracias a los diferentes trabajos de reconstrucción y restauración que se llegan a ejecutar en diferentes edificaciones, hoy en día podemos disfrutar en toda su magnitud de aquellos que una vez existió en Zaragoza, aunque también se debe mencionar que muchos de estos monumentos ya no se encuentran presentes en nuestros días.

Tal como habíamos mencionado en un artículo anterior, quizá el punto de partida hacia diferentes escenarios en Zaragoza se puede encontrar en la Plaza de San Felipe, sitio que está lleno de recuerdos así como también de momentos históricos que hoy en día, ya no existen. Si eres algo observador, recorriendo una parte de esta Plaza de San Felipe en la ciudad de Zaragoza tendrás la oportunidad de apreciar de una pequeña marca que se encuentra en el suelo, la cual tiene una historia muy singular digna de ser conocida.

Una marca histórica en la plaza de San Felipe en Zaragoza

En realidad esta pequeña marca es el sitio en donde antiguamente se habría ubicado la Torre Nueva de Zaragoza, misma que era llamada así por curiosamente debido a que fue el primer edificio que se llegó a construir en la localidad, algo que habría sido realizado en el siglo XVI. Las características arquitectónicas de esta torre eran las típicas que se podían encontrar en dicha época, es decir, una torre del reloj junto con un campanario. Todo este escenario vendría a ser uno de los símbolos más importantes de toda Zaragoza.

Se dice que uno de los motivos principales para que haya sido demolida esta Torre Nueva de Zaragoza se encontraba en su inclinación, lo cual tuvo que ser ejecutado en el año de 1892; desde entonces se ubicó en este lugar a una estatua que personifica a un pequeño niño que se encuentra sentado sobre el suelo y que teóricamente, está mirando hacia lo más alto de la torre que hoy en día ya no existe.

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario