Un poco de Rock para aguantar el calor

La ciudad que vio nacer a artistas como Héroes del Silencio o Amaral, tiene bajo El Casco bares para reencontrarnos con el buen rock de siempre. Si elegimos bien, es difícil que Marta Sánchez y Carlos Baute nos crucifiquen con su tema del verano.

elcasco

Nos damos cuenta de que algo ha cambiado nada más ver el nombre del primer garito. El Corto maltés nos acoge con su típica “cucaracha” una explosiva mezcla de licores, prendida al estilo del Flameado de Moe y que bebemos con una pajita, a lo París Milton. No todo iba a ser perfecto. En la parte de arriba ponen música ochentera mientras que en el sótano se conservan temas más actuales, ideales para escépticos. En nuestra ruta preferimos la segunda planta para escuchar los primeros acordes de Gimme Shelter, de los insuperables Rolling Stone.

Sin demasiadas cucarachas encima, viajamos a La botica, establecimiento de nombre maño y de ambiente rockero. Los británicos nos inundan con un estilo más tranquilo y algo más popero que se antoja adecuado para las horas que son. Los aficionados a las bebidas de siempre pueden encontrar aquí su lugar perfecto para charla mientras se toman unos “cachis”.

El casco echa el cierre de madrugada. Los más tranquilos pueden apearse aquí. Los nocturnos pueden dirigirse a una discoteca algo más alternativa si quieren conservar la sensación del deber cumplido. La casa del loco tiene lo mejor de un Bar de Rock, canciones buenas y lo más llamativo de una discoteca al uso, el baile.
La mañana nos sorprende caminando por las calles a la brisa de un río que volverá a ser cierzo el próximo invierno.

Te puede interesar

Escribe un comentario