Atractivo arquitectónico del monasterio de Santa fé

En un artículo anterior habíamos mencionado sobre algunos deterioros que sufrió el monasterio de Santa Fe ubicado en la localidad de Huerva, algo que le representó una restauración para el siglo XVIII, pero que lastimosamente podríamos decir que no sirvió de mucho dado el asalto de determinadas tropas francesas, así como también del saqueo del que fue víctima este monasterio.

Incluso un poco más tarde, es decir para el año de 1820 la localidad sufrió de una primera desamortización, algo que culminó para el año de 1835 con lo que se conoce la “desamortización de Mendizábal”; a partir de ese instante el monasterio pasó de mano en mano, lo cual no fue beneficioso para tal edificio, pues prácticamente nadie se encargó de darle un mantenimiento adecuado ni la importancia que debía tener por su interesante arquitectura.

Solamente para el 20 abril del año de 1979, es que se decreta por parte del Consejo de ministros, declarar tanto a la portada principal del monasterio así como también a la iglesia colindante, como “monumentos históricos-artísticos nacionales”. Cabe mencionar que el monasterio pasó a estar en manos privadas durante una larga época.

La iglesia colindante que habíamos mencionado en el párrafo anterior está compuesta por 3 naves principalmente, las cuales están separadas por 3 pilares bien decorados con pilastras Corinthians; de las bóvedas no se puede decir mucho, ya que éstas se habían venido para abajo, habiéndose salvado solamente la cúpula, lo cual fue gracias a que en el año de 1981 se logró construir un armazón de hormigón para sujetarla, lo cual sería necesario porque estaba a punto de desplomarse.

Te puede interesar

Escribe un comentario