Balnearios en Zaragoza

Una de las mayores riquezas de Zaragoza es su esplendido marco natural en el que se encuentran algunos centros termales en un ambiente acogedor y realmente muy tranquilo en el que podemos visitar los balnearios decimonónicos, que cuentan con instalaciones modernas que se encargan de ofrecer a los visitantes todo tipo de tratamientos con sus formidables aguas minero-medicinales. Todo ello en compañía de los ríos Piedra, Jiloca, Jalón y Mesa que hacen que con sus aguas esta parte de la región tenga uno de los verdes más bonitos.

La provincia de Zaragoza cuenta con varios balnearios repartidos por toda la zona, algunos de ellos se encuentran en localidades que además cuentan con monumentos y edificios muy interesantes, convirtiendo así un fin de semana de relajación en uno cultural.

El primero de los pueblos que nos encontramos es Alhama de Aragón, en donde los romanos se encargaron de instalar baños y termas con el fin de aprovechar las numerosas propiedades de sus aguas. Allí podemos visitar dos balnearios muy particulares, Termas de San Roque que es el más antiguo del país y Termas Pallarés que tiene el único lago termal del continente.

Por su parte Paracuellos de Jiloca además de contar con un balneario con enormes zonas de paseos y hermosos jardines, ofrece a los visitantes varios edificios muy bonitos como una ermita, un castillo y una iglesia.

Otras localidades de Zaragoza que también cuentan con balnearios y zonas termales son Jaraba y Núevalos. La primera ostenta sus aguas minero-medicinales declaradas de utilidad pública en el siglo XIX, mientras que la segunda se enorgullece de su paraje natural con saltos de aguas, grutas y lagos.

Te puede interesar

Escribe un comentario