El antiguo origen del Patio de la Infanta

Una visita a la ciudad de Zaragoza debe estar plenamente estructurada, debiendo acudir para ello a una lista de posibles visitas hacia diferentes monumentos y edificaciones que son parte de la historia y del pasado de la ciudad. Es por esta razón que deberíamos llevar una organizada agenda de viajes, en la que no debe faltar la visita hacia el Patio de la Infanta.

El Patio de la Infanta sin duda que es uno de los elementos arquitectónicos más hermosos de Zaragoza, la cual ha fomentado y mejorado el turismo de toda la ciudad; es considerado como uno de los típicos patios aragoneses pertenecientes a la época renacentista y en donde el mayor atractivo se encuentra en su innovadora ornamentación; en este lugar actualmente se suelen exhibir importantes obras pertenecientes a Goya, lo cual viene a ser otro de los motivos prioritarios para nuestra visita.

Una vez aquí, uno de los guías te informará que este Patio de la Infanta en realidad fue el zaguán que pertenecía a la Casa Zaporta, misma que se empezó a construir en el año de 1546 por petición del mismo propietario de este lugar, quien era un acaudalado mercader judío cuyo nombre era Gabriel Zaporta; no se conoce a ciencia cierta porqué este personaje realizó algunas modificaciones en su casa, pero si hay registros en los cuales se menciona que toda su mansión la llegó a convertir en lo que antiguamente era la calle Alta San Pedro, hoy llamada calle San Jorge.

Te puede interesar

Escribe un comentario