Zaragoza, la ciudad del Ebro

Basílica del Pilar Ebro

La Basílica del Pilar de Zaragoza a orillas del río Ebro

La ciudad de Zaragoza no sólo ofrece a sus visitantes la monumentalidad de sus calles y edificios, el sabor de su gastronomía o la alegría de sus fiestas. Al estar a orillas del río Ebro ofrece, además, un entorno natural del que disfrutar.

El río Ebro nace en el manantial de Fontibre, cerca de Reinosa, a más de 800 metros de altitud. Atraviesa las comunidades de Cantabria, Castilla y León, La Rioja, Navarra, Aragón y Cataluña. Tiene una longitud de 910 kilómetros, su cuenca tiene una superficie de 86.000 kilómetros cuadrados y es el río más caudaloso de España.

Sobre su fauna, en el Ebro convivieron en otro tiempo especies como la trucha, la saboga, la anguila y los bivalvos. En la actualidad encontramos barbos, madrillas, lucios y tencas.

Sufre sus crecidas en la época fría, de octubre a marzo, aunque algunos años se prolonga hasta el mes de mayo. De sus navegación hay constancia escrita varios siglos antes de Cristo, con importantes puertos fluviales como el de Caesaraugusta o el de Celsa.

Rodeado de vegetación, destaca un enclave situado en el margen izquierdo, a cinco kilómetros de Zaragoza: el Galacho de Juslibol.

Galacho de Juslibol

Galacho de Juslibol, a cinco kilómetros de Zaragoza

Este galacho, o meandro abandonado, quedó aislado tras la gran inundación del Ebro de 1961. Cuenta con más de 100 hectáreas de superficie y crece una densa vegetación de soto de ribera.

Hay muchos parques y puentes alrededor de Zaragoza, en torno al río Ebro, que permitirán a los viajeros descansar de la ciudad y respirar naturaleza. El Parque Metropolitano del Agua Luis Buñuel, el Parque Grande, el Canal Imperial de Aragón (obra encargada por Carlos III), etc…

Como vemos, Zaragoza es una ciudad completa: historia, cultura, gatronomía y naturaleza hacen de ella un lugar idóneo para pasar algo más que un par de días.

Te puede interesar

Categorías

General

María Ibáñez

Soy Gestora de Información y Documentación (la manera fea de llamar a los bibliotecarios y archiveros). Me gusta viajar, descubrir las ciudades, fijarme en los detalles, las anécdotas, la historia, exprimir las guías y contar aquello veo y descubro. He tenido la suerte, además, de poder vivir en varias ciudades españolas y alguna del extranjero.

Escribe un comentario